Disfrute de unas vacaciones memorables en nuestro íntimo y pintoresco hotel. La hermosa arquitectura colonial holandesa es un escenario único en el área hotelera de Aruba, que lo dejará agradablemente sorprendido. Nuestro hotel goza de una espectacular vista a la blanca playa Eagle Beach y sus transparentes aguas azul turquesa. Una vez que se hospede con nosotros, usted comprobará que lo que le ofrecemos en nuestro hotel le hará volver una y otra vez. La calurosa bienvenida de nuestro amigable personal, será el inicio perfecto de su estadía en nuestro hotel. No es un secreto que el Amsterdam Manor Beach Resort es ampliamente conocido por su servicio personalizado. Cuando usted se hospeda en una de nuestras habitaciones totalmente equipadas, ya sea un estudio o una suite, usted deja de ser un huésped y pasa a formar parte de la familia del Amsterdam Manor.

Bodas y Lunas de Miel

Ya sea que elijan una sencilla ceremonia civil en el Ayuntamiento colonial de Aruba, o una romántica bendición durante el atardecer y descalzos en nuestra hermosa playa, o bien una extravagante celebración con familia y amigos, nuestra organizadora de bodas en el Amsterdam Manor estará encantada de ayudarlos a organizar una experiencia matrimonial memorable. Probablemente ustedes ya habrán realizado que nuestro hotel se localiza justo frente a los dos famosos árboles Fofoti, ubicación perfecta para su boda en una de las playas más hermosas del mundo! Tras una romántica bendición en la playa, ustedes y sus invitados caminarán por la playa al caer el sol, hasta llegar, unos cuantos pasos más adelante, a nuestro restaurante Passions on the Beach donde disfrutarán de una cena semi privada y de su fiesta. Cuando las últimas notas de la música de su boda se hayan desvanecido en la noche, una perfecta Luna de Miel Caribeña les estará esperando en el Amsterdam Manor Beach Resort. A la mañana siguiente, despierten y revivan uno de sus momentos más memorables mientras disfrutan de la vista de la blanca y prístina playa Eagle Beach, con sus palmeras meciéndose al viento y sus cristalinas aguas.