A tan solo 3 horas de la ciudad de Panamá, se encuentra uno de los lugares más bellos de todo el Caribe. San Blas, un archipielago compuesto por 378 islas. Muchas de estas islas están habitadas y preservadas por una comunidad indígena, los Kuna. Los guna viven en pequeñas chozas de paja, llamadas por ellos bohios. Son pequeñas cabañas con techo de paja, piso de arena y paredes hechas de bambú. Los turistas que desean explorar mejor la cultura de ese pueblo y dormir en las islas, pueden alojarse en esos locales. Los indios kuna, que administran todas las islas como una provincia autónoma con una interferencia mínima del gobierno nacional, han mantenido su propio sistema económico, las costumbres, idioma y cultura, con su vestimenta distintiva, leyendas, música y danza y por lo tanto han evitado el desarrollo del turismo tradicional. La economía de las islas se basa en las ventas de coco, la pesca y el turismo, y ofrecen a los visitantes buenos lugares para snorkeling y natación. Las instalaciones son pocas y simples, así como la comida. La zona está rodeada de arrecifes, algunos de los más antiguos del mundo, y ofrecen maravillosas oportunidades de snorkeling, el mejor momento es entre los meses de abril y junio.
Cómo viajar a San Blas?
Sólo existe una carretera que lleva a San Blas, saliendo de Panamá. El camino dura cerca de 3 horas. Pero atención: Las curvas de la carretera, son muy peligrosas, por lo tanto, es prohibido pasar por ellas después de las 4:30 de la tarde, pues en la noche es imposible ver todos los peligros que ofrece.